Can Fisher

 27 julio, 2020      por María Castañeda

Arte gastronómico a la orilla del mar

Imagínate: sentado a la orilla de la playa, con los dorados rayos de sol y una brisa refrescante, mientras disfrutas de una paella original, de esas recetas de toda la vida.  Estás en Can Fisher, en plena playa Bogatell.  El restaurante, como su nombre lo indica, hace alusión a la comida que se prepararía en una auténtica casa de pescadores, recuperando los sabores de ayer y combinándolo con la disrupción de una carta renovada, ahora con nuevos contrastes listos para ser descubiertos.

La Paella del Señorito, protagonista de sabor

La Paella del Señorito, protagonista de sabor

Inspirada en el mar,  Can Fisher ofrece cada día productos frescos de Km. 0, traídos desde el mercado local y seleccionados cuidadosamente, para garantizar que sea producto fresco y de temporada. No es por nada que los arroces y paellas sean los protagonistas, pues son hechos de la forma tradicional. Las verdaderas paellas son así, cocinadas lentamente, con intensidad de sabores que le dan los ingredientes del mar, sin necesidad de opacarlo con ingredientes de más. Te recomendamos comerla directamente de la paella, con cuchara de palo como se ha hecho siempre. Nosotros sugerimos el Arroz del Señorito, con todo peladito para tu deleite o el Arroz Negro de sepionetas, all-i-oli gratinado y pimientos del Padrón.

En Can Fisher comer es un arte donde no te faltarán colores ni sabores.  Así lo reflejan los nuevos jugadores en la carta que dan a los platos tradicionales la chispa de contraste justa.  Así lo verás con el Gazpacho de cereza, helado de albahaca y limón, crujiente de arroz salvaje.  ¡Una combinación inesperada pero sublime!  Contrástalo con la frescura de la Ensalada de alga Wakame y langostinos, quinoa roja, col lombarda, el toque lo da sin duda el maracuyá y aderezo de sésamo.

La medalla de oro para las nuevas adquisiciones de la carta nueva se la lleva la Tortilla abierta de huevos de Calaf, cambas al ajillo, alga wakame y erizos.  ¡Cómela despacito y disfruta cada bocado!

La tortilla abierta de huevos de Calaf y cambas al ajijo se merece el premio

La tortilla abierta de huevos de Calaf y cambas al ajillo se merece el premio

Este restaurante, como todos los pertenecientes a Pantea Group, no deja descuidado ni el mínimo detalle.  Son expertos en hacer lo ordinario extraordinariamente bien hecho.  Especial mención a todo el equipo de Can Fisher, cercano y honesto, ha hecho de nuestra tarde frente al mar una experiencia en Barcelona.

Can Fisher

El lugar perfecto para comer frente al mar: Can Fisher

Datos de interés:

Qué: Can Fisher

Dónde: Avenida Litoral 64

Cuándo: L-J de 12:30h a 16:00h y de 19:00h a 23:00h | V-D de 12:30h a 23:00h

Precio medio: 40€ por persona

Más información: página web Can Fisher / +34 935 971 840 / [email protected]

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

La Carioca

Un brunch al estilo brasileño Qué mejor que iniciar tu día con la esencia de Brasil que es es samba, baile y sabor combinado con buena vibra y buen ambiente.  Si todos tus días empezaran en La Carioca te aseguramos que todos serían un buen día.  La nueva oferta de brunch es espectacular con sabores brasileños y recetas sanas, gluten free y nutritivas.  ¿Se puede pedir algo más?Recreando el ambiente…

Teikit

Sushi que rompe las barreras de la fusión gastronómica  Existe cierto rito en la práctica de comer sushi en casa de uno. El sushi es siempre esa cocina que se queda lejos de poder imitarla desde casa y conseguir resultados que te dejen sin aliento, es por eso que el atractivo de sushi –y no cualquier sushi– a domicilio es evidente: mejor que en casa, pero en casa. Para ser sinceros, las apuestas de Teikit te dejan sin aliento, y…

Casa Delfín

Comamos bien, que para algo vivimos ¿Buscando buena cocina catalana en un lugar con historia? Sí, es aquí y se llama Casa Delfín. Este mítico restaurante abrió sus puertas hace más de un siglo, cuando el mercado del Born todavía funcionaba como el proveedor principal de fruta y verdura de la ciudad. Por aquel entonces se servían comidas las 24 horas del día: los callos amb cap i pota, el bacalao y sus ilustres arroces eran el combustible para todos…

Deja una respuesta