Synatras

 20 febrero, 2019      por Rafa Casimiro

Synatras, entre lo «estrambótico» y la tradición

Nota 19/03/19: actualmente este restaurante se encuentra cerrado por cambio de ubicación e imagen.

En la misma entrada de este restaurante situado en el epicentro de las oficinas del Eixample se lee «estrambòtic«, calificativo otorgado por el mismo diseñador de este espacio, Manel Martínez. Y no es desacertado. La decoración, colorista y ecléctica, aunando vanguardia y espectáculo pero también tradición, se aleja del patrón habitual más sobrio. El nombre de  Synatras fue idea de uno de los socios como homenaje al famoso cantante, Frank Sinatra. En este contexto trufado de guiños al mundo del espectáculo e incluso algún toque «daliniano» se suceden platos de factura no tan estrambótica sino muy arraigados a un recetario tradicional y siempre exquisito.

Synatras

Decoración en la entrada

Como talón de Aquiles y prueba del algodón de cualquier restaurante, nos lanzamos a por las croquetas, en este caso de pollo asado. Finas y elegantes en cuanto al sabor aunque probablemente algo faltas de sedosidad en la textura. Un rebozado no demasiado tosco y una medida de las que se agradecen en una croqueta.

Synatras

Croqueta de pollo asado sobre plato psicodélico

El segundo entrante fue un canelón de rabo de toro también de medida considerable (sí, también en los canelones se agradece). Al tratarse de una carne estofada uno siempre espera melosidad y una salsa gustosa y un poco trabada. A pesar de que el sabor de la carne era estupendo se echaba de menos esa gelatinosidad tan típica de un rabo que hiciera el relleno más untuoso.

Synatras

Canelón de rabo de toro

Llegamos al acto principal de este espectáculo con dos actores protagonistas: por un lado un bacalao con calabaza confitada y panceta ibérica y, por el otro, un cochinillo crujiente cocido a baja temperatura.

El punto del bacalao era perfecto pudiéndose separar perfectamente las lascas solo con el tenedor. La panceta era de sabor muy potente y bastante graso pero quedaba compensado con el dulzor propio de la calabaza así que el equilibrio del plato está muy bien resuelto. Por lo que respecta al cochinillo, también en este caso el punto era óptimo y muy meloso (seguramente debido a la larga cocción a baja temperatura). Además, esa jugosidad contrasta perfectamente con el crujiente del exterior que concentra mucho sabor.

Synatras

Tiramisú

Y bajamos el telón de Synatras con un tiramisú. A veces es buena noticia tener poco que decir de algo, este es el caso. Perfecta la crema, el bizcocho húmedo y el punto de licor muy ajustado. Muy rico.

Una apuesta segura y original con una cocina muy bien ejecutada de la que seguramente Frank estaría orgulloso.

Datos de interés:

Qué: Synatras.

Cuándo: MA-SA 8:00 – 16:00 h y 20:00 – 00:00 h (Viernes y Sábados hasta las 3:00)

DO 8:00 – 16:00 h.

Dónde: Carrer d’Aribau 152.

Precio: 25 – 35 € por persona (aprox.).

Contacto:  93 848 94 61  WebInstagram | Facebook

 

 

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Aflamas

Cuidar el plato ingrediente a ingrediente A un paso de la Diagonal, en una calle del distrito de Les Corts, se sitúa Aflamas. Abierto hace tan solo unos meses, este restaurante es el proyecto personal del chef Pau Pérez tras un extenso recorrido por diferentes restaurantes reconocidos con estrella Michelín. Un local sobrio que contrasta con la atractiva y colorida presentación de sus platos de aire mediterráneo.…

Restaurante Mari: auténtica cocina georgiana

El sabor del Cáucaso No es ningún secreto que en Barcelona podemos encontrar restaurantes de casi todas las cocinas del mundo. Tenemos los clásicos tradicionales, los infalibles italianos, los exóticos japoneses y hasta los emergentes etíopes. Sin embargo, hay que recordar que el mundo es mucho, mucho más grande de lo que nos pensamos. Hoy os traemos un interesante descubrimiento culinario de la mano del Restaurante Mari: la comida georgiana.…

Café Godot

Si a Godot has de ir, compartir es vivir Entre la Vila de Gracia y Torrent del L’Olla existe un rincón que hace las delicias de los que están deseando terminar la jornada. Hablamos del conocido Café Godot, un espacio gastronómico multicultural que reconocerás desde fuera por los grandes ventanales que flanquean los escalones para atravesar la puerta hacia el mundo godotniano.El ambiente en el interior es íntimo y acogedor a la par…