Café Godot

 28 diciembre, 2020      por Sandra Rego

Si a Godot has de ir, compartir es vivir

Entre la Vila de Gracia y Torrent del L’Olla existe un rincón que hace las delicias de los que están deseando terminar la jornada. Hablamos del conocido Café Godot, un espacio gastronómico multicultural que reconocerás desde fuera por los grandes ventanales que flanquean los escalones para atravesar la puerta hacia el mundo godotniano.

Las delicias del Godot como desayuno, comida o cena

Café Godot

El ambiente en el interior es íntimo y acogedor a la par que se sienten diversos idiomas entre los comensales. Godot es el punto de reunión entre locales e internacionales, incluso coincidimos con alguna cara conocida del mundo de la cultura de Barcelona. El personal ofrece un trato exquisito y se esfuerzan en explicar los platos del menú para que puedas escoger con mayor facilidad, ya que todo pinta delicioso.

La filosofía principal del Café Godot es que cada uno escoja un entrante y un plato principal para compartir así que les hicimos caso y empezamos pidiendo las croquetas cuyas dos especialidades atentan contra cualquier privación del buen comer: cocido y osobuco. Nos decantamos por las segundas y fue una buena elección, ya que la pimienta china que contenía le aportaba un toque diferente.

café Godot

Querrás repetir todos los platos

Seguimos con el curry verde thai de langostinos y con un steak tartar cortado a mano por ellos y adornado con una especie de nachos cuadrados. Sin olvidar los mejillones de roca marinera y el pato confitado  con lentejas. Además, Godot ofrece un menú especial para celíacos dónde indican los platos que se pueden adaptar y aquellos que son aptos para vegetarianos.

El arroz de temporada también es uno de sus platos estrella, elaborado con sepia, butifarra negra y miel de mostaza. Una delicatessen para aquellos que no se arriesgan a probar nuevos sabores.

Café Godot

El postre, difícil elección

Vale la pena dejar un hueco para el postre. Una elección asegurada es el pudding vietnamita hecho al vapor, aunque no pudimos decir que no al pastel de chocolate con helado de fruta de la pasión. Hay que destacar que los helados y sorbetes son caseros; todos son “made in Godot”. La crema catalana que ofrecen es más espesa que la receta natural y también sirven una adaptación del tartán, el postre clásico de Francia por excelencia.

En resumen, el Café Godot es uno de los lugares de referencia para una cena especial en el corazón de Gràcia.

Café Godot

Nos encanta el estilo neorrústico del local

Datos de interés:

Qué: Café Godot

Cuándo: L-J de 10:00h a 1:00h | V de 10:00h a 2:00h | S de 11:00h a 2:00h | D de 11:00h a 1:00h

Dónde: Carrer de Sant Domènec, 19

Precio: 20-25 €/pers.

Más información: página web | instagram 

 

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

The Fish and Chips Shop

Los Fish and Chips de Barcelona ¡No hay que buscar más! The Fish and Chips Shop ofrece ya a los barceloneses este platillo típico del Reino Unido. Los puedes encontrar en cinco locales por la ciudad que, con un toque hipster  y vibrante, mezclan sabores hindúes y pakistaníes conservando la esencia de antaño.Empezamos por presentarte a la estrella de la casa, que evidentemente es: Fish & Chips. La tempura ahumada le da el crunchy…

Gallito

El concepto de chiringuito frente al mar nunca fue tan chulo Con un ambiente relax y desenfadado nos recibe Gallito, que bajo un concepto de chiringuito no dejar escapar detalle en la buena decoración y la excelente comida. Situado en el Passeig del Mare, en la playa del Hotel W, es el spot perfecto para comer frente al mar.La terraza, bajo las hojas de parra que crecen a su alrededor, invita…

N.A.P. Neapolitan Authentic Pizza

Si no es napolitana, no es pizza Cansados de las pseudo pizzas altamente comerciales y de las pizzas congeladas, nos comprometimos con la misión: encontrar la verdadera pizza napolitana en Barcelona.  El plan se inició explorando las calles del Born, pasando el Mercado de Santa Caterina. Hasta aquí nos guiaron en un 90% las referencias de un par de amigos italianos que sabían donde se come como en su país y el resto fue puro instinto. Es así como encontramos…