Bicnic

 5 diciembre, 2017      por Sergio Martínez

Nueva experiencia gastronómica en Bicnic

 

En ciudades tan variadas gastronómicamente como es el caso de Barcelona, la originalidad es algo que se valora. Y de eso puede presumir el restaurante Bicnic. La idea de este restaurante nace en las entrañas de su primo-hermano, el restaurante Betlem (con el que, de hecho, hace esquina), una charcutería de toda la vida que fue convertida en un exitoso bar de tapas gracias a las ideas de su chef, Víctor Ferrer. “¿Por qué no trasladar el ambiente de picnic a un restaurante?”, debieron pensar durante el desarrollo de la idea de Bicnic. “Ah, ¡y mientras tanto montamos un food-truck!».

Bicnic

Bicnic-Exterior

Pues, dicho y hecho, porque el diseño de este local tiene desde el primer momento un aroma a picnic, próximo a la carretera y rodeado de la sierra catalana. De la misma forma que su food-truck, que de tanto en tanto se pasea por Barcelona para mantener la esencia del concepto que da color al Bicnic. Así que no os olvidéis de buscarlo en futuros eventos de street-food en la ciudad.

El Bicnic ofrece un concepto único dentro de la extensa lista de restaurantes de la ciudad. Dos versiones de restaurante en uno: un 2×1 actualizado. Un área FAST, pensada para una comida más dinámica, de ambiente más urbano y que recuerda a lo que es sentarse frente a la cocina móvil de un food-truck; y un área SLOW, con el mismo concepto de producto, misma calidad, pero más elaborado y pensado para sentaros bien a la mesa y disfrutar de una experiencia diferente. A una buena mesa, y de picnic.

Bicnic

Espacio FAST

En Bicnic encontramos una carta sencilla, clara y directa, ya que no hace falta mucho si lo que se ofrece es bueno. Con productos locales y propuestas muy cuidadas. Entre lo más interesante, sobre todo teniendo en cuenta el lugar que ocupa en la carta, está el súper-ravioli del SLOW (sin foto, que luego nos quejamos de spoilers…). Destacan también la buenísima pinta del tiradito de atún o el calamar relleno, que compite nada más y nada menos que con una carrillera de ternera tierna como la miga de un buen pan de pueblo.

En el área FAST, con una carta todavía más sencilla en línea con el concepto, encontramos el mismo estilo que en su versión relajada, pero el producto reformulado para adecuarlo al estilo de este ambiente. ¡Tendréis que probar los dos para comparar! Destacamos la tostada de tartar mar y montaña, bien intensa y con las dos partes equilibradas, y la mollete de porchetta (muy buena la combinación de sabores). Y con gusto me atrevería con la hamburguesa de “txuletón”.

La clave del Bicnic: un restaurante que apuesta por lo rústico y que es capaz de ofrecer el mismo concepto de producto en dos formatos diferentes, manteniendo una calidad de producto envidiable.

Datos de interés:

Qué: Bicnic Restaurante.

Cuándo: M-S: 13 a 15:30h y 19:30 a 23h | D y L: cerrado.

Dónde: Carrer Girona, 68 (Barcelona).

Precio: Fast: 15-25€ / persona | Slow: 30-40€ / persona.

Contacto: Web | Mail | +34 933 239 490.

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Le Léopard

Moda y cultura se sientan a la mesa Un tipo, digámosle Carlos Blanco, o Blanco por abreviar, camina por la calle Ausias Marc, en el triángulo imaginario que forman las estaciones de Tetuán, Arco de Triunfo y Urquinaona, cuando ve dos entradas de puertas majestuosas. El edificio modernista que contempla, él no lo sabe, es la casa Tomàs Roger y en su planta baja alberga el espacio Darial, de 1600 metros cuadrados, que a su vez alberga al restaurante Le…

Koku Kitchen Buns

"Buns are the new Burgers" Koku Kithcen Buns es lo nuevo de los creadores de los ramen más famosos del Gótico, el Koku Kitchen Ramen. Esta vez, el trío irlandés-escandinavo nos trae algo diferente de oriente: el hirata bun de Taiwán. Es decir, unos panecillos hechos en una vaporera de bambú a base de una mezcla de harinas secreta. Los buns son la base y el relleno puede ser pulled-pork (súper jugoso, por cierto), pollo, ternera o setas como opción…

Mon Việt

Un viaje por la cocina vietnamita ¿Quién dijo que para ir a Vietnam se necesita tomar un avión? Volvemos a visitar Món Viêt y, si bien nuestros cuerpos siguen en Barcelona, nuestros paladares se encuentran en algún lugar de este exótico país. Para aquellos que no se conforman con pedir “lo de siempre”, Món Viêt supone una inmersión completa a nuevas experiencias culinarias.Viajar no solo consiste en caminar largas distancias, escuchar otros idiomas y observar otros paisajes. Quien…