Cruix

 14 julio, 2020      por Pau Roigé Gargallo

Un espectacular menú degustación para todo el mundo

Hablar de menús degustación enciende las alarmas a mucha gente. Son muchas las personas que relacionan este tipo de comidas con restaurantes carísimos, excesivamente lujosos y lejos de su día a día. Pues no. Hay propuestas de menú degustación de una calidad sin mucho rival al alcance de la mayoría de bolsillos. Hoy te hablaremos de uno de estos a los que quieres volver una y otra vez sin cansarte, y que aplaudirías al terminar si la gente no te mirase raro: Cruix.

Cruix

Uno de sus postres más famosos: Día triste en la playa.

Evidentemente, no solo hacen menús en el Cruix, pero lo queremos destacar porque seguramente sea lo más fascinante del restaurante. Tienen dos distintos: el Cruix y el Gran Cruix. Como te puedes imaginar, el segundo es más largo que el primero, pero comparten la mayoría de platos, y ambos son excelentes por el precio que tienen.

Y todo cobra sentido cuando miras quién hay detrás de todo esto. Miquel Pardo ha trabajado para grandes chefs (Jordi Cruz, Rafa Peña y Albert Adriá, entre otros), pero quiso abrir su propio restaurante en 2017. Su excusa es perfecta: quería que sus amigos y familiares pudiesen permitirse la comida que él cocinaba, y por eso se alejó de los restaurantes de precio desorbitado. Pronosticamos una vida llena de alegrías para este restaurante. Mejor ve reservando.

Cruix

El Cruix es un sitio perfecto para ir a comer entre semana, pero también para cualquier tipo de cena.

Como hablar sobre todo lo que tiene el menú haría que estuvieses leyendo varias horas, vamos a explicarte los platos que más nos gustaron. Cuesta escoger. Cuando vayas sabrás por qué.

Lo primero que comimos, a parte de unas aceitunas muy bien aliñadas, fue el Nigiri ruso de hueva de atún rojo. Es una versión muy personal de una ensaladilla rusa, lo que lo convierte en un aperitivo perfecto. Además viene acompañado con un pequeño Sandujito, un rebujito de sandía.

Otro plato geinal para empezar son las Cintas de calabacín al pesto, con olivada y piñones. Es algo muy sencillo pero magníficamente elaborado, que desprende frescura y sabor en cada bocado.

Cruix

El secreto de estos Churros de bacalao con espuma de alioli está en la espectacular salsa que llevan.

Somos muy fans de los trampantojos, y en Cruix hacen uno perfecto: Churros de bacalao con espuma de alioli. La magia está, sobretodo, en la salsa: no es nada pesada y entra realmente bien con el churro. Un gran acierto.

Seguimos con dos bocados carnívoros. Por un lado, el Nigiri de jamón ibérico, que está hecho de manera que te recuerde al sabor y hasta textura de un pan con tomate y jamón. Por otro lado, la Croqueta de pato Pekín acompañada de salsa de kimchi, que consigue compensar muy bien los sabores intensos y grasos del pato con la salsa y la menta.

Cruix

El Tartar de corvina africano es un viaje por el mundo en cada bocado.

Uno de los platos más complejos es el Tartar de corvina africano. En poco espacio mezclan corvina, pimiento verde, guisante, nabo daikon encurtido en cúrcuma fresca, cebolla morada con chili africano, codium, leche de tigre, pimienta fumada de Etiopía y chips de plátano macho. Es muy sorprendente que semejante combinación funcione, pero lo hace, y de qué manera. Cada bocado es un viaje por el mundo.

Y vaya arroz sale de la cocina del Cruix: Arroz de lágrima ibérica y berenjena ahumada, con panceta. Es todo lo que puedas esperar (y más) de un buen arroz. No vamos a decir mucho más sobre este plato excepto que es imprescindible y que tiene suficiente socarrat para hacerte feliz.

Cruix

¡Mira qué Arroz de lágrima ibérica y berenjena tienen en el Cruix!

Vamos ya a los postres, porque también tienen lo suyo. Si hablamos de originalidad, se lleva el premio el Helado de sopa Tom Kha Kai, inspirado en un plato tradicional tailandés que tienes que probar para entender lo bueno que está. El otro postre es uno de sus clásicos, con el divertido nombre Día triste en la playa, recreando una dramática escena que muchos habréis vivido. Está hecho con helado de vainilla, chocolate y caramelo salado.

Nos hemos dejado muchos fuera, pero como ves, todos tienen algo especial, y el resto de platos no son excepción. Mira su Instagram para ver sus preciosas creaciones. Vayas cuando vayas a Cruix, y vayas con quien vayas, vas a salir satisfecho y queriendo repetir.

Datos de interés:

Qué: Cruix.

Cuándo: Ma – Mi: 13:00 a 15:30h y 20:00 a 22:30h | J: 13:00 a 16:00h y 20:00 a 23:00h | V – S: 13:00 a 16:00h y 20:00 a 23:30h.

Dónde: Carrer Entença, 57.

Precio: Menú Cruix 28€ | Menú Gran Cruix 34€.

Contacto: Web | Facebook  | Instagram| E-mail | 93 52 52 318

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Ginette

Mucho más que un restaurante francés Muchos estaremos de acuerdo que el Born es uno de los barrios más bonitos de Barcelona (¡y sin tanta gente probablemente lo sería más!). Encontrar un sitio para comer es muy fácil porque los hay en todos los rincones. Una de las calles donde podemos encontrar cosas interesantes es la calle Rec Comtal y sus alrededores. Y si buscamos un restaurante delicado, con personalidad y que mezcle tres de las mejores cocinas (catalana, francesa…

My Fucking Restaurant

El restaurante más macarra del Raval Tapas y platillos. ¿Qué decir que no sepamos? Pues mucho! Hay un montón de restaurantes de este tipo que no hacen el comfort food que comemos siempre, pero son sólo unos pocos los que arriesgan con proyectos muy personales y originales; y es allí donde deberíamos ir todos. Es el caso de My Fucking Restaurant, un restaurante que se ha instalado en el Raval para conquistarnos las barrigas y las mentes. [caption id="attachment_16205" align="aligncenter" width="700"]…

L’Home dels Nassos

La alta cocina más próxima Prepárate porque lo que te vamos a contar es muy especial. No son muchos los que han tenido la oportunidad de probar la cocina experimental de autor. Los restaurantes que las hacen son difícilmente accesibles para la mayoría. Esto cambia con L'Home dels Nassos, en el barrio de Sants, quienes han venido desde Tarragona para abrirnos la mente a todos y todas. Georgina y Robert gestionan todo el restaurante ellos solos. Llevaban seis años y medio…