Redescubriendo el Born (II)

 31 julio, 2015      por Lara

Redescubriendo el  Born (II)

Ahora que somos conscientes que el barrio del Born era el epicentro de la vida medieval barcelonesa y lo siguió siendo hasta casi entrado el siglo XVIII nos será muy fácil deducir que cada palmo de calle estará llena de historias reales y leyendas casi más que ningún otro lugar de la urbe. Dejadme que os cuente algunas de ellas de entre muchas…

Justo frente a uno de los laterales exteriores de la basílica de Santa María del Mar está el famoso Fossar de les Moreres donde una antorcha recuerda perennemente a los caídos en la defensa de la ciudad durante el sitio que sufrió durante la Guerra de Sucesión puesto que esta se opuso a Felipe V. Miles de personas pasean por ahí sabiendo que en el Fossar están enterrados muchos de los soldados de la ciudad que murieron en la resistencia (algunos no saben ni eso) pero lo que ya menos gente sabe también es que.. El Fossar ya era de muy antiguo el cementerio menor de Santa Maria del Mar,  digamos su camposanto.

En la intersección de la calle Consulat del Mar con Pla del Palau estaba el primitivo Portal del Mar por donde se atravesaba la muralla medieval y se accedia a una de las entradas al Fossar.  Era ahí en este Pla del Palau (Llano del Palacio) donde se encontraba una de las cinco horcas de la ciudad y se ejecutaba a reos, de ahí que al lugar también se le conociera popularmente como Pla de les Forques (Llano de las horcas) o Pla dels Traïdors o Porcs (Llano de los traidores o Puercos) puesto que la mayoría de ejecutados lo eran por crímenes políticos. Como esta era la zona de entrada a la ciudad por parte de marinos y comerciantes extranjeros ( y entrada de mercancías y sobretodo pesca) y se pensaba que se daba mala imagen a estos se le pidió formalmente al Rey Pere el Ceremoniós en 1382 que las trasladara a otro lugar; tengamos en cuenta que además de ahorcar a los reos se les dejaba colgados varios días y si su crimen era muy grave hasta se los descuartizaba y se dejaban pudrir allí mismo.. Y claro, como para pasar cajas de pescado por allí cada dos por tres…

Cumplimiento de la pena de muerte

Una de las cinco horcas oficiales de Barcelona

En ese mismo portal, en una jaula de hierro pequeña y oxidada fue donde se expuso la cabeza del general Josep Moragues i Mas (líder de la defensa militar de Barcelona durante la Guerra de Secesión) durante la friolera cifra de 12 años. Cuando se le capturó se le descalzó, se le puso camisa de penitente, se le arrastró por la ciudad con un caballo y luego en el patíbulo se le degolló, decapitó y descuartizó…  En la jaula que contenía la cabeza se leía esta inscripción: “Josep Moragues, por haber cometido el crimen de una rebelión contumaz, haber abusado dos veces de la clemencia real, finalmente, la tercera vez, fue preso y ejecutado por la justicia.

Nombrado antes el Fossar de les Moreres hay que imaginarlo distinto al actual. Para empezar tenía más altura a causa de los muchos enterramientos y estaba rodeado por vallas con diversas entradas. Una de ellas estaba en la intersección entre la calle Volta dels Tamborets con la calle Santa María; junto a esa entrada había una pequeña capilla con una imagen del Cristo de la Agonía. El enterrador de aquella época conocido como maestro Jordi pensaba que los cadáveres de uno y otro bando no se llevarían bien enterrados en el mismo cementerio (a los enemigos también los iban enterrando para evitar enfermedades) así que a los de la ciudad los metía dentro del recinto y a los atacantes extramuros, hecho que inspiró unos versos atribuidos al dramaturgo Frederic Soler (conocido como Serafí Pitarra) que adquirieron fama entre los nacionalistas y que se pueden leer en el muro conmemorativo que rodea al antiguo cementerio

“Al Fossar de les Moreres / no s´hi enterra cap traïdor, / fins perdre nostres banderes / serà l´urna de l´honor”

“En el fossar de las Moreras / no se entierra a ningún traidor / hasta perder nuestras banderas / será urna del honor”

La Barcelona de la Guerra de Sucesión

Junto a la puerta de la muralla fue expuesta la beza de Moragues ¡12 años!

Vámonos ahora a la otra punta del Born. Concretamente a la esquina del Paseo del Born con la calle Rec. Ahí se dice que la Inquisición ejecutaba a sus condenados en su propio cadalso. Desde ahí podemos ver longitudinalmente la calle Rec entera. Esa calle hasta finales del siglo XIX era muy diferente. Justamente en el extremo opuesto de la calle, en su parte alta, había un nucleo rural que se llamaba Riera d´Horta y las calles Tantarantana, Basses de Sant Pere, Rec Comtal y Rec estaban llenas de acéquias y rieras. En esa parte rural las mozas trabajaban como lavanderas ya que en Tantarantana estaban los peleteros que les alquilaban o vendían delantales de piel para poder ejercer su profesión. Las lavanderas (generalmente mujeres jóvenes) tenían fama de ser muy devotas y algo supersticiosas (seguro que no más que la gente de la época) y el día de su patrona Santa Lliberada y la vigília de Corpus tenían por muy grande sacrilegio hacer la colada convencidas de que la ropa se podría y la que estaba cosida se descosía; tampoco tendían la colada cuando empezaba a anochecer por que decían que traía mala suerte “Roba estesa al vespre el dimoni per la finestra. Roba estesa a la nit, el diable sota el llit” (Ropa tendida al atardecer el diablo por la ventana. Ropa tendida a la noche el diablo bajo la cama) Incluso hay una leyenda en la que dos hermanas lavanderas presumidas queriendo lucir sus mejores galas el día del Corpus y sin haber tenido tiempo de lavar sus prendas lo hicieron esa noche de vigília en plena oscuridad y que por descuidadas cayeron en la riera y se ahogaron en ella siendo sus cuerpos arrastrados hasta el mar….

Barcelona terreno muy acuoso

Un antiguo mapa que indica las rieras que atravesaban Barcelona

Y para terminar por esta ocasión recuperar una antigua expresión barcelonina “Passar Bòria avall”. La actualmente muy comercial calle Bòria (discurre paralela a la calle Princesa pero ubicada más al Norte) era la calle por la cual se exhibía a los delincuentes en un recorrido de humillación, escarnio y castigo. Se partía desde la prisión ubicada en la actual Plaza del Rey y se le paseaba a caballo con un rótulo colgando del cuello en el que se recordaba su delito y a veces incluso se le colgaba también con una cinta roja los instrumentos que había usado para perpetrarlo. Abriendo la comitiva un nuncio tocaba la trompeta y gritaba “Manda el rey nuestro señor y en su nombre la Real Casa del Crimen que este hombre llamado (nombre del condenado) sufra la pena de (número de azotes) azotes por (el crimen cometido)” detrás del condenado iba en verdugo y los Mossos d´Esquadra. La ruta tenía cien esquinas y en cada una de ellas se azotaba al reo entre 100 y 500 veces dependiendo del delito. Las calles por las que se pasaba eran Plaza de Marcús, Montcada, Rere Palau, Consolat, Fusteria, Ample, Regomir, Ciutat, Bisbe y Plaça Nova. Allí se les marcaba en la espalda con un hierro al rojo vivo para quedar estigmatizados para siempre.. Y luego se les llevaba de nuevo a la prisión pasando por  Corríbia, Tapinería… A menos claro que se les ejecutara, caso en el cual se les llevaba al Pla del Palau del que ya hemos hablado. Sin entrar en más detalles aclarar que en aquella época claro los nobles y privilegiados no eran azotados públicamente, como mucho se les desterraba a un castillo o convento. Y en el caso de las mujeres.. Tampoco recibían azotes pero si que eran paseadas por la misma ruta en burro o mula pero desnudas con los pechos cubiertos por su melena y no podían agachar su cabeza pues un soporte en el cuello se lo impedía. Además su cabeza iba coronada con un cucurucho de cartón del que colgaban papeles de colores y cascabeles.

Hoy en día podemos hacer ese recorrido con mucha más tranquilidad, más o menos.

La justicia de otras épocas

Humillación de un reo “Bòria avall”

Datos de interés

Qué: Recorrido turístico-histórico gratuito

Cómo llegar: Parada de metro de Jaime I (Línea 3 Amarilla) Parada de metro de Urquinaona (Linea 1 Roja/ Línea 3 Amarilla)

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Centenario Hotel Regina

El Hotel Regina está de aniversario  El Hotel Regina cumple 100 años y se ha propuesto abrir sus puertas a los amantes de la buena música en directo. Con el piano de cola como elemento central, el Regina Piano Bar ofrecerá conciertos en los que sonarán covers de música indie, actual, pop o jazz. Así, se impartirán sesiones de música en directo pensadas para el afterwork de los jueves. Lejos de fórmulas clásicas, el Regina Piano Bar apuesta por ofrecer conciertos a cargo…

Pabellón Mies Van Der Rohe

Un secreto más por descubrir en Barcelona   Vale, ahora que empieza el buen tiempo es hora que comiences a explorar Barcelona y sus rincones escondidos. Si lo tuyo es el arte, la arquitectura o bien quieres dar un paseo diferente, entonces no dudes en darte la oportunidad de conocer un espacio en el cual seguro has oído hablar pero sigue en tu lista de cosas que hacer. ¿A que sí? El Pabellón de Barcelona fue diseñado por Mies Van…

Cutty Sark te invita a su ‘Secret Winter Club’

Cutty Sark te invita a vivir un invierno original con su concurso "Secret Winter" Si combinamos un viaje a la montaña, esquí, fiestas, balneario y Cutty Sark, el resultado es casi perfecto. Si todo esto lo puedes vivir gratis gracias al concurso Secret Winter que organizan desde Cutty Sark, la perfección es total. Cutty Sark se ha propuesto que vivas un invierno original, lleno de planes no aptos para aburridos. Tienes hasta el 2 de enero para subir una foto…