Slow & Low

 24 octubre, 2018      por Pau Roigé Gargallo

La alta cocina más cañera

Quizás os suene el nombre Slow & Low. Lleva pocos meses abierto y ya ha conseguido que prensa y foodies lo pongan en lo más alto de las listas de nuevos restaurantes. Sus aspiraciones no son pocas tampoco: quieren ser el mejor restaurante de Barcelona. Hacen alta cocina, de autor, pero son de lo más canalla y cañero que te puedas encontrar. Visitamos el restaurante y te contamos por qué es uno de los que está más de moda.

Slow & Low

Viaje a Tailandia: chutney de mango, sweet chilli, aire de lima, jengibre, coco y falso bizcocho de maracuyá, un postre ecléctico.

Frank Beltri ha trabajado en la cocina de grandes restaurantes durante años, y ha ido sumando consejos de los mejores chefs. Su afán de experimentar le llevó a pasarse una temporada en Asia para aprender más técnicas y recetas. De toda experiencia, a parte de conocimiento, sacó algo muy importante: quería romper con las pretensiones de la alta cocina para quedarse con la esencia, con la experimentación y el disfrute. De aquí salió Slow & Low, un restaurante con un genial diseño que, desde que entras, te dice: «ey, borra todo lo que pensabas de la cocina de autor porque vas a flipar«.

Nosotros hicimos el menú degustación entero, pero tienen otras opciones con menos platos, claro. Te reciben con un cocktail de bienvenida que ya te da pistas del tipo de sabores que te vas a encontrar: intensos y con caracter. En nuestro caso fue uno con mezcal, licor de bergamota, aire de hibiscus, lima y vainilla.

Slow & Low

Moluscada en sunomuno, todo el sabor del mar en un plato.

El menú empieza por el mar. Empezamos con la ostra en ensalada liquida acidulada, con gengibre, apio, pepino, sorbete de manzana ácida, y caviar de aceite. Después probamos su particular moluscada en sunomuno, una combinación de lo mejor del mar, recreando un precioso fondo marino. Y si con esto aún no nos habían conquistado suficiente, nos trajeron sus mejillones en escabeche rojo con matiz Koreano “gochu jan”; tienes que probar eso, en serio. Es impresionante como Frank ha conseguido mezclar los sabores más «de aquí» con ingredientes de otros rincones de mundo. Un viaje en cada bocado.

El que vino a continuación fue, a nuestro parecer, el mejor plato de la noche: tomate Barbastro, helado de queso herreño y sablée Bretona de queso comte. No deja de ser una ensalada de tomate, pero han conseguido darle la vuelta para que sea algo inédito. Los ingredientes son melosos y delicados, pero el concepto no se aleja nada de su actitud cañera.

Slow & Low

Quizás el mejor plato: Tomate Barbastro, helado de queso Herreño y sablée Bretona de queso Comte.

Les encanta el producto de temporada, y por eso nos trajeron unas llenegas a la brasa con un fondo de pollo reducido. Muy sencillo pero extremadamente sabroso!

Uno de los platos más originales que probamos fue el Singapur chilli crab, con chile de árbol, salsa huancaina y tempura de pimentón De la Vera. Es una creación para perder las formas al completo: lo primero que hacen es quitarte los cubiertos y obligarte a comerlo con las manos. ¿Qué mejor manera para romper con la alta cocina? Una gran idea muy bien ejecutada.

Slow & Low

Para romper las formas: singapur chilli crab, con chile de árbol, salsa huancaina y tempura de pimentón De la Vera.

Acabamos con los platos principales con el momento carnívoro del menú, un cochinillo ibérico al estilo Babi Guling con praliné de cacahuetes y ensalada Thai. Esta es la versión (y homenaje) que hace Beltri de uno de los platos más típicos de Bali, el babi Guling, y no podemos estar más contentos de descubrirlo. La carne es tiernísima (la cocinan durante horas para acabar marcándola en la plancha), y sorprende mucho lo bien que combina con la salsa.

Slow & Low

Cochinillo ibérico al estilo Babi Guling con praliné de cacahuetes y ensalada Thai, un homenaje a Bali.

Y pasamos a los postres… ¡ay, los postres! Siempre he pensado que acabar el menú es una responsabilidad colosal, ya que vas a determinar el sabor de boca (literal y metafórico) con el que el comensal se irá a casa, para bien o para mal. En Slow & Low son obra del repostero Alejandro Santafé y, por si nos quedaba alguna duda, fue el que nos confirmó que el restaurante se merece estar en las mejores listas.

Empezamos con un viaje a Tailandia: chutney de mango, sweet chilli, aire de lima, jengibre, coco y falso bizcocho de maracuyá. Él nos lo advirtió: en cada cucharada, como mínimo, tiene que haber dos sabores distintos. ¿Por qué? Individualmente son tan intensos que se hace difícil de comer, pero cuando se juntan, se produce la magia. Seguramente el postre más cañero que hemos probado nunca.

Slow & Low

El toque dulce: Pera Williams impregnada en cerveza y miel de romero y tomillo, sorbete de pera, butter scotch, chocolate blanco y blondie.

Acabamos la noche con lo dulce: pera Williams impregnada en cerveza y miel de romero y tomillo, sorbete de pera, butter scotch, chocolate blanco y blondie. Yo me tiro de cabeza a todo lo que sea dulce, pero raras veces me encuentro tantos matices. Riquísimo y una perfecta manera de decir adiós.

Yo de vosotros iría antes que sea imposible pedir hora, pero incluso entonces esperad pacientemente porque os valdrá la pena.

Datos de interés:

Qué: Slow & Low.

Cuándo: MA – SÁ: 13:30 – 16:00h y 20:30 – 23:30h | DO – LU: cerrado.

Dónde: Carrer del Comte Borrell, 119.

Precio: Menú degustación completo por 48€ | Menú degustación pequeño por 38€ | Menú de mediodías entre semana por 18,90€.

Contacto: 936 25 45 12 | Email | Facebook | Instagram

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

Brunch en Tropico

Brunch de trópico a trópico Trópico es el típico lugar escondido que un día descubres callejeando por barcelona con un ambiente que te pone de buen humor nada más atravesar la puerta. Es un lugar donde por las mañanas la luz atraviesa los ventanales, el mobiliario pone el toque de color a las paredes blancas y la decoración minimalista hace juego con el emplatado de sus recetas deliciosas.Este lugar es genial para hacer…

Xalet de Montjuïc

Una noche más que mágica Hoy os traemos un plan romántico muy esmuy especial. Un lugar en el que os sentiréis privilegiados y en el que tendréis una velada de película con las mejores vistas a la ciudad. Xalet de Montjuïc es elegancia e intimidad en estado puro. Está ubicado en un local de altos techos y paredes de madera con grandes ventanales que muestran las mejores vistas de la ciudad, haciendo de él un sitio mágico para sorprender a…

13 de Margarit

13 de Margarit, EL gallego de Poble Sec¿Dónde está el mejor pulpo a la plancha de la ciudad? En Poble Sec. ¿Dónde exactamente? En el número 13 de la calle Margarit. Gallegos que vivimos en Barcelona, estamos de suerte, este restaurante gallego -de verdad- ha llegado para quedarse. Los que valoramos el buen comer (sal, pimentón y aceite, ¿what else?), el producto de calidad y las raciones generosas, tenemos un sitio…