Gelida

 3 abril, 2019      por Rafa Casimiro

Un reducto de otra época en Barcelona

Estamos ante una rara avis en Barcelona, una especie casi extinta en esta ciudad donde es más fácil encontrar un ramen o un poke que un buen plato de cuchara o un guiso de toda la vida. Os estoy hablando del Gelida. Desde luego este no es un sitio para pusilánimes o aquellos que se echan las manos a la cabeza con las servilletas y los mantelitos de papel. En este negocio familiar podrás degustar una comida absolutamente atemporal («viejuna» diría algún «moderno«) con una calidad y, sobretodo, con unos precios que realmente ya no se estilan en una mega urbe.

gelida

Lentejas-si las quieres las tomas y si no, me las dejas

Además del «cuchareo» que mostramos arriba, personalmente me parece también un sitio ideal para un auténtico «esmorzar de forquilla» o lo que hubiera sido el brunch de nuestros abuelos. Para muestra, este botón: huevos de calaf con bacon y patatas fritas (caseras). Crujiente y carnoso el bacón, sabrosísimos los huevos y, bueno, qué decir de unas patatas fritas caseras y la mezcla atómica de las tres cosas!

gelida

Huevos de Calaf y bacon-old school brunch

La carta del Gelida está plagada de todos esos platos de toda la vida que presentan sin ningún tipo de alardes ni florituras pero que hacen las delicias de casi cualquier paladar. Además, tienen cada día algunos platos fuera de carta que en muchas ocasiones incluyen pescado fresco del día.

No hacen reservas por lo que no siempre es del todo fácil llegar y encontrar mesa pero tenedme fe, bien merece la pena si tenéis que esperar un rato. A mi personalmente, en este tipo de sitios me encanta sentarme en la barra y ser partícipe de lo que se cuece detrás y a lo largo de ella. Entre botas que encierran diferentes tipos de vino y fotografías de tiempos pasados se sucede un sinfín de tapas y pequeños grandes platos que sacian el apetito de su fieles clientes.

La galta de cerdo (o carrillera) podría ser uno de sus platos más conocidos. Una jugosa carne de cerdo que se despega casi sola del hueso por sus dos caras. La preparan al horno y realmente el resultado es alucinante. Otro clásico es la ternera guisada con setas. Melosa y gelatinosa. ¡Una de pan por favor!

Gelida, siendo lo que es, demuestra que para dar calidad y servir felicidad no hace falta necesariamente manejar precios prohibitivos, como desgraciadamente acostumbra a pasar en muchos lugares de la ciudad.

gelida

Flan de mató (requesón)

Así pues, quitaos los prejuicios y convencionalismos de lo que debe ser un restorán y acercaos al Gelida. Poneos si queréis la servilleta de babero, agarrad el porrón y ya luego, si eso, me contáis qué tal.

Datos de interés:

Qué: Gelida

Cuándo: LU-JU 07:00 – 22:00 h, SA 07:00 – 16:30 h y DO Cerrado.

Dónde: Carrer de la Diputació, 133.

Precio: 8– 15 € por persona (aprox.).

Contacto: 93 127 60 49,  Web (no tienen, olé)| Instagram (si no hay web, imagínate Instagram).

Compártelo con tus amigos y ayúdanos a llegar a más gente :)

LANDO

LANDO LANDO es un restaurante situado en un antiguo taller de coches de una calle peatonal del barrio Sant Antoni cuya cocina se define como tradicional, internacional y saludable. Con una decoración sutil y discreta en un ambiente tranquilo, el restaurante posee una carta muy reducida con el objetivo de que cada plato esté cocinado con la delicadeza y la atención que merece en el día de su elaboración. De esta forma, en su oferta de platos se reinventan tradiciones gastronómicas…

Synatras

Synatras, entre lo "estrambótico" y la tradición Nota 19/03/19: actualmente este restaurante se encuentra cerrado por cambio de ubicación e imagen. En la misma entrada de este restaurante situado en el epicentro de las oficinas del Eixample se lee "estrambòtic", calificativo otorgado por el mismo diseñador de este espacio, Manel Martínez. Y no es desacertado. La decoración, colorista y ecléctica, aunando vanguardia y espectáculo pero también tradición, se aleja del patrón habitual más sobrio. El nombre de  Synatras fue idea de uno de…

Dans le Noir?

Donde se apaga la luz y se encienden tus sentidos Imagínalo: dos horas sin tu sentido dominante, la vista.  Tú, algunos acompañantes y un grupo variado de gente que aún no conoces.  Frente a ti, un plato de comida que solo serás capaz de percibir gracias al estimulo de tus otros sentidos, ahora despiertos y muy alerta. Una copa de vino que claramente para ti es blanco, pero que tu vecino juraría que es tinto.  Toda la experiencia liderada por…